Esta web utiliza cockies propios y de terceros para optimizar y adaptarse a su navegación y preferéncias, además de otras tareas. Si continua navegando entenderemos que accepta nuestra Política de privacidad.

Acepta Más información
n° visitas: 95421   |    |  Aviso legal
Volver.  

ENFERMEDADES CANINAS
HEPATITIS INFECCIOSA CANINA:
Su nombre no deja lugar a dudas: se trata de una afección hepática de origen vírico, y por lo tanto, transmisible entre animales. Forma parte del núcleo de vacunación anual (vacuna tetravalente). Y la mejor forma de tratamiento es la prevención.

RABIA:
Enfermedad conocida por todo el mundo, en los últimos 10 años se han dado alrededor de 30 casos en perros y gatos en la península ibérica. En Cataluña, actualmente, no es de obligada vacunación; pero desde nuestro punto de vista, por prevención, y ante posibles desplazamientos a otros paises/comunidades autónomas, recomendamos encarecidamente su vacunación. Es muy importante recordar que la rabia es una enfermedad muy grave para las personas y nuestras mascotas, y en un gran número de casos mortal.






LEISHMANIOSIS:
Conocida vulgarmente como “la enfermedad del mosquito”, se trata de una enfermedad provocada por el parásito “leishmania infantum” el cual es trasmitido por la picadura algunos tipos de mosquitos (de ahí su nombre). En muchas ocasiones la enfermedad pasa desapercibida hasta que el animal está gravemente afectado y con lesiones renales irreversibles. Los síntomas pueden ser muy variables, con síntomas cutáneos, pérdida de peso, cojeras, diarreas, dolores musculares etc…
Actualmente se dispone de una vacuna con una alta efectividad, convirtiéndose en la mejor forma de evitar una enfermedad crónica, costosa y en muchisimas ocasiones, mortal.


Parásito de Leishmania Phlebotomus


LARINGOTRAQUEITIS INFECCOSA:
Enfermedad que afecta en masa a perros que viven en colectividades (o pasan tiempo en ellas) y en especial durante las épocas de frío. Se trata de una enfermedad de cuadro típicamente respiratorio cuyo principal síntoma es una tos fuerte y bastante frecuente. Se llama comunmente “tos de las perreras” y nuestros animales la suelen contraer durante estancias en residencias caninas o en grandes aglomeraciones de animales (exposiciones caninas, concursos, etc…). Por ello, si tu perro va a pasar por alguna de estas eventualidades, no dudes en preguntar a tu veterinario por la vacunación contra la misma.


PARASITOS INTERNOS:
Existen infinidad de vias de contagio de parasítos internos para nuestros perros. Incluso perros que no salen de casa, con el material que traemos en la suela de nuestros zapatos, pueden ingerir huevos e infestarse. Por ello, e independientemente del tipo de vida que hagan, la desparasitación debe realizarse cada 3-4 meses.


PARASITOS EXTERNOS
:
Nuestros animales de compañía pueden ser objetivo de parasitos externos como son las sarnas, piojos, garrapatas y pulgas. Además, también pueden ser picados por una gran variedad de “mosquitos”, entre ellos los transmisores de la leishmaniosis. Por todo ello, es necesiaria la desparasitación mediante pipetas o sprays, una vez al mes. Actualmente hay una gran variedad de productos en el mercado, pero no todos son igual de eficaces ni sirven para todas las edades. Es importante adquirir un buen producto, tanto para asegurarnos de eliminar los parásitos, como para evitar posibles intoxicaciones. En caso de duda, consulta a tu veterinario quien sabrá recomendarte el mejor producto para cada caso. .



POLIURIA/PLODIPSIA:
No se trata de una enfermedad como tal, sino de un síndrome: excesiva producción de orina y excesiva ingesta de agua. Bajo estos dos síntomas se esconden númerosos (alrededor de 25) problemas de salud y enfermedades en perros y gatos. Entre los mas frecuentes encontramos la Diabetes Mellitus, la enfermedad renal crónica, las infecciones de útero o “piómetras”, el hipotiroidismo, la enfermdedad de Cushing, problemas de hígado...
Si en algún momento notas que tu perro comienza a beber de forma excesiva y/o a orinar cantidades superiores a lo habitual, no te demores y comunícaselo a tu veterinario; puesto que en algunos de estos problemas, como más esperemos, peor será el pronóstico.


CANCER:
La plaga del siglo XXI no hace excepciones con nuestros animales, de tal forma que tanto médicos como veterinarios, aúnan fuerzas en la lucha contra esta enfermedad mortal. Existen miles de tipos de cáncer que afectan a todos los órganos y sistemas (piel, pulmones, estómago, hígado…), y que varían en gravedad y en pronóstico. Muchas veces, luchamos contra un enemigo invisible: hasta que no se encuentra en un estadío avanzado, y a veces incurable, no es detectado por nuestras analíticas y exploraciones. Por ello, en animales mayores de 7-8 años, es de especial importancia consultar al veterinario cualquier cambio que observemos en nuestra mascota, por pequeño que nos parezca y realizar analíticas de sangre y/o otros tipos de pruebas complementarias que nos aseguren que todo está bien. Tanto en humanos como en animales, la mejor forma de luchar contra el cancer es anticiparse.



ARTROSIS:
La enfermedad degenerativa articular tiene varios orígenes, que varían sobre todo e función de la raza, la edad y el tipo de vida. Si hablamos de un labrador de 9 meses, posiblemente estemos ante una artrosis generada por una displasia, mientras que si hablamos de un yorkshire de 11 años, posiblemente sea artrosis “por la edad” . El tratamiento médico es muy similar en ambos casos, pero las posibilidades quirúrgicas y el pronóstico varían en gran forma. Así pues, si notas que tu perro no acaba de andar “correctamente” o le cuesta levantarse, o no sube y baja las escaleras como antes, no dudes en consultar a tu veterinario.




.
SÍNDROME DE LA DILATACIÓN-TORSIÓN DE ESTÓMAGO:
La EMERGENCIA más grave y urgente en los perros. A diferencia de otros tipos de animales, el sistema de ligamentos que sujeta el estómago de los perros, permite que en perros grandes y/o de pecho profundo y coincidiendo con un aumento del volumen del estómago (comida, agua o gas), pueda producirse una rotación que bloquee la adecuada vascularización del estómago; de tal forma, que en pocas horas, se “muera” el tejido gástrico y sea imposible poder hacer nada por el animal. Para agravar el problema, existen casos en los que el bazo, rota junto con el estómago produciéndose el mismo problema y haciendo que solo en muy contados casos, se pueda salvar el bazo (puesto que normalmente hay que extirparlo).
Se trata de una emergencia quirúrgica en la que no hablamos de días ni horas, sinó que pueden ser minutos los que pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Las principales razas predispuestas son las de tipo gigante (mastines, dogos…), pastores alemanes, pastores belgas y similares y de razas mas pequeñas, destacan los shar-pei.
Para prevenirlo lo mejor son buenas costumbres como repartir la comida 2-3 veces al dia para que no tengan que comer mucho volumen a la vez, no dejarles empacharse de agua, no jugar con ellos después de comer y realizar una gastropexia preventiva en el caso de las razas predispuestas (se trata de una cirugía en la que se colocan unas suturas que unen la pared del estómago con la del abdomen, actuando como un refuerzo para el sistema de ligamentos, y dificultando que el estómago se rote).
Si el desastre ya ha pasado, los síntomas son intento de vomitar (solo consiguen sacar saliva puesto que el estómago está cerrado en su entrada), extrema dilatación del abdomen, dificultad respiratoria, grave drepesión o incluso pérdida de conocimiento. Si crees que tu perro le esta pasando esto, es de vital importancia que avises en cuanto antes a un centro veterinario con quirófano y capacidad para atender ente tipo de urgencia, para que hagan todo lo posible por salvar la vida a tu mascota.