Esta web utiliza cockies propios y de terceros para optimizar y adaptarse a su navegación y preferéncias, además de otras tareas. Si continua navegando entenderemos que accepta nuestra Política de privacidad.

Acepta Más información
n° visitas: 90406   |    |  Aviso legal
Volver.  
LA ALIMENTACIÓN DE TU PERRO
Las necesidades nutricionales de cada perro son distintas en función de la edad, la raza, la cantidad de ejercicio.... No existe por tanto una fórmula magistral que nos diga cual es el tipo y cantidad de comida que necesita nuestro perro. Se puede sin embargo marcar una pauta general.

Déjale siempre agua fresca a su disposición.

A la hora de elegir entre una dieta seca (pienso) o húmeda (latas) es más aconsejable la primera, ya que ayuda a mantener una dentadura sana y libre de sarro, y suelen tener una composición más equilibrada. Si el perro se cansa del pienso, una posible solución es mezclarlo con un poco de comida enlatada (dieta semi-humeda) o cambiar de marca.
Si cambias la dieta hazlo siempre de forma progresiva.
En el envase te indican las cantidades adecuadas según el peso y la edad del perro, pero las necesidades de cada perro pueden variar en función, por ejemplo, del ejercicio que realice.
El aporte de nutrientes que necesita un cachorro y un perro adulto no es el mismo. Existen muchos productos elaborados para cachorros
Si el perro tiene necesidades especiales, ya sea por sobrepeso, muchos años, alergias, enfermedades cardiacas, embarazo... pregunta a tu veterinario, existen productos alimenticios específicos para cada problema.

Cuidado con el sobrepeso
La mayor parte de los trastornos alimenticios en perros están relacionados con la obesidad. Es un problema que puede tener repercusiones muy serias en la salud de tu perro.
Generalmente la obesidad en perros aparece por falta de ejercicio y por una sobrealimentación (todos sabemos lo persistentes que son para que les demos comida). Para corregirla, deberías alimentarle con dietas especiales bajas en calorías (pregunta a tu veterinario, ya que la pérdida de peso tiene que estar controlada para que no existan déficits nutricionales) y aumentar la cantidad de ejercicio diario.



También existen factores genéticos que hacen a determinadas razas ser más propensas al sobrepeso: el Labrador, el Cocker o el Basset Hound, por ejemplo.
En las primeras semanas después de la esterilización es frecuente un aumento de apetito que puede terminar en un importante aumento de peso (si no se controla la cantidad de alimento). También en este caso es muy aconsejable una dieta específica para animales esterilizados que evitará este problema.
Muchas veces el principal problema es que los dueños ven el sobrepeso simplemente como un problema de estética, sin ser conscientes de los graves problemas de salud que puede causarle a sus mascotas.
Al igual que en las personas, la obesidad en perros puede tener consecuencias muy graves para su salud: Riesgo mayor de sufrir enfermedades cardiacas, reducción de la esperanza de vida, diabetes problemas respiratorios, problemas articulares…


La alimentación durante la enfermedad.

Es también realmente importante, concienciarse de que en algunas enfermedades de nuestros animales, la dieta es un tratamiento como tal y no solo un complemento. Por ejemplo, no conseguiremos controlar una gastroenteritis de tipo alérgico si no cumplimos la dieta hipoalergénica como nos la explique el veterinario; o en el caso de la enfermdedad renal, la dieta es la piedra angular del tratamiento: sin ella, no conseguiremos nada.
Para ello, existen muchos tipos de piensos diseñados especificamente para cada problema. Estos piensos únicamente deben ser recomendados por un veterinario, para evitar contraindicaciones. Así pues, ¡no dudes en preguntarnos cualquier duda que tengas al respecto!